Pasteles de arroz

Detalles

Raciones

12 raciones

Tiempo

45 minutos

Los pasteles de arroz son un dulce típico de la ciudad de Bilbao. Son similares a los Pastéis de Nata portugueses pero aunque llevan el arroz en el nombre no lo veréis en sus ingredientes. Se cree que la receta original se hacía con harina de arroz y que posteriormente fue substituída por harina de trigo sin cambiarles el nombre inicial.

Ingredientes

  • 1 lámina de hojaldre con mantequilla (260g)

  • 500 ml de leche

  • 125 g de azúcar

  • 125 g de harina

  • 3 huevos

  • 75 g de mantequilla
    a temperatura ambiente

  • un poquito de mantequilla
    para untar

  • MOLDE
  • Bandeja de horno
    para 12 magdalenas

Pasos

  • Vamos a utilizar una bandeja de horno para hacer magdalenas con 12 huecos.
  • Es necesario sacar la mantequilla de la nevera una hora antes de cocinarlos para que se atemperen. Comenzamos echando en un cuenco los huevos y el azúcar y batimos con una batidora hasta que blanqueen los huevos, aproximadamente unos 5 minutos.
  • Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y continuamos batiendo, si nos hemos olvidado de sacarla antes de la nevera podemos darle un golpe de calor en el microondas a baja potencia.
  • A continuación añadimos poco a poco la harina tamizada y seguimos batiendo.
  • Cuando tengamos la harina bien integrada echamos también la leche poco a poco y batimos hasta tener una mezcla homogénea.
  • Precalentamos el horno a 180º y untamos los huecos de la bandeja de magdalenas con un poquito de mantequilla.
  • Mientras se caliente el horno vamos cortando el hojaldre en círculos de tamaño un poco superior a los huecos de la bandeja. Los colocamos en el molde con las manos y pinchamos la base con un tenedor.
  • Echamos la mezcla de los huevos y leche en una jarra y lo vertemos sobre los cestitos de hojaldre. No los llenamos del todo para evitar que se desborden, dejando unos milímetros de margen.
  • Cuando el horno alcance la temperatura metemos los pasteles en la bandeja del medio y dejamos unos 30 minutos. Los últimos 10 minutos podemos subir la bandeja a la de arriba si vemos que no se doraron lo suficiente por encima.
  • Pasado este tiempo podemos pincharlos con un palillo, si sale seco es que ya están listos! Los retiramos del horno y esperamos un poco a que se enfríen para desmoldarlos.
  • Finalmente los colocamos en una bandeja para que acaben de enfríar. Podemos comerlos así directamente o con un poco de azúcar glas por encima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.